Epitafios



Según Borges, las runas son un antiguo alfabeto de las gentes germánicas. Se usaron durante diez siglos para escribir formas arcaicas del sueco, el danés, el noruego, el inglés, y el gótico, entre otros. 
Se considera que nunca han sido un alfabeto literario, y que se las usó para escribir cosas tales como conmemoraciones, epitafios, declaraciones de propiedad y hasta de herencia. Abundan las inscripciones en cuchillos, anillos, medallones y también se las ha encontrado en algunas piedras. Sin embargo, en una de ellas, considerada parte del epitafio de un poderoso guerrero cuya identidad desapareció irremediablemente en las arenas del tiempo, pudo leerse esta lacónica declaración de amor: 

No existe el olvido