Burning Heart





Enfurecete contra el miedo,
contra la muerte de la luz.
Así,
mientras estemos vivos,
la muerte no tendrá dominio.
Enfurecidos
         luchando
                 después
tampoco lo tendrá.

La tranquilidad de la vida
es la tranquilidad de la muerte.
Que descansen ellos.
No puede ser que no tengas
nada que decir.

Una vez muerta la luz,
caminan por las calles
No me sorprende.
Es mejor que nos diga la muerte:

Que cabrones éstos.

Karina Rodríguez.